enero 13, 2008

Una introducción para entender a Aristóteles

Posted in 1 at 7:12 pm por posdata

Por Juan de Dios Vial Larraín

 

LIBRO DE ALEJANDRO VIGO Introducción al pensador griego

 

El Mercurio. Artes y Letras. Domingo 13 de enero de 2008.

 

 

El filósofo argentino Alejandro Vigo, de vasta trayectoria académica, es uno de los especialistas destacados en el autor clásico. Se publica su libro “Aristóteles. Una introducción”.

aristoteles-filosofo.jpg


Es sabido que los libros que Aristóteles escribió, conocidos por lo menos hasta Cicerón, están perdidos. Lo que constituye el Corpus Aristotelicum de que disponemos son los papeles privados de Aristóteles; vale decir, las notas personales de sus estudios y de su enseñanza oral. Cicerón elogió el brillante estilo de los libros publicados por el mismo Aristóteles; pero éste no es precisamente el rasgo que primero distingue a los textos suyos que hoy leemos, justo por su carácter privado, por ser fundamentalmente el testimonio de su enseñanza ejercida mientras caminaba conversando con sus amigos por las galerías del Liceo.


La pérdida de sus libros es, por cierto, muy lamentable. No obstante, algún consuelo indirecto nos depara la posibilidad de disponer de las notas privadas de un genio filosófico de la magnitud de Aristóteles. Y es que tales textos nos obligan a una lectura especial. No la que uno puede hacer cuando se nos entrega algo acabado, ante lo cual sólo cabe el reverente tributo de la comprensión. Los papeles privados nos invitan a asomarnos a la práctica real, al taller de su pensamiento. No a escuchar sentados, sino a incorporarnos a la tarea, a participar del diálogo peripatético, a asistir a su palabra viva. A la docencia del maestro a quien Dante llamara “el maestro de los que saben”.

Quizá estas circunstancias ayuden a explicar por qué Aristóteles haya convocado a la enseñanza de su pensamiento tal vez como ningún otro filósofo; quiero decir, a la activa realización de un trabajo de escuela. Digamos a una escolástica, en el más amplio sentido, como la que se cumple primero en el liceo, que funciona a lo menos hasta el siglo VI de la era cristiana, luego a todo lo largo de la Edad Media, pero también por la vía de una abundante literatura como la producida en el último siglo con el carácter de lo que Alejandro Vigo en su libro subtitula “Una Introducción”; vale decir, un esfuerzo por ordenar el acceso al vastísimo panorama de las ideas de Aristóteles que cubre todos los ámbitos del saber.


En estos años, luego de textos ya clásicos como los de Brentano, Jaeger, Ross, Mansión, hay libros de los más eminentes estudiosos de Aristóteles, como Aubenque, Reale, During, Moreau, Ackrill, Allen, Lloyds, Guthrie, que de manera diversa ofrecen un trabajo de esta índole. Este tipo de obras puede tener un interés tanto o más interesante que las del gran número de trabajos monográficos que circulan en torno al pensamiento de Aristóteles. No recuerdo en nuestra lengua, el español, algo que pueda compararse con este libro de Alejandro Vigo, el joven profesor argentino que por más de una década enseñara en Chile, de preferencia Aristóteles, y que culminara con excepcional brillo esta labor en nuestro país con sus Estudios Aristotélicos de 2006 y su Aristóteles. Una Introducción que en una excelente edición publica ahora el Instituto de Estudios de la Sociedad.

Tradición americana

El trabajo de Vigo, ciertamente a la altura de los mejores de este género, cubre con rigurosa continuidad todo el pensamiento de Aristóteles en el orden dado al Corpus Aristotelicum ya en el primer siglo de la era cristiana, y a lo largo de ocho capítulos y 42 apartados que van de la Lógica y la Teoría de la Ciencia, a la Física y la Cosmología, a la Psicología y Biología, a la Metafisica, a la Ética y la Política, a la Retórica y la Poética, más un texto final que es un ejercicio de análisis del capítulo primero del primer libro de la Metafísica.


El libro se recorre con una fluidez que es signo de que el pensamiento de Aristóteles se sigue con lucidez y seguridad, y que está escrito en un lenguaje que es severo, riguroso y de una clara precisión. No hay lagunas, no hay saltos, no hay vacíos, hay equilibrio interno, juicios bien razonados. Por cierto más de algún punto admite ser visto desde una perspectiva distinta, no contraria. Me ocurre tal cosa en lo que toca a la sustancia, o a la ontología y teología en la Metafísica. No es el lugar para explicarlo en particular, porque ha sido hecho en dos libros publicados en los pasados años ochenta, que no figuran en la bibliografía de este libro (perdón por el aviso).


En nuestra América ha habido hombres como Wagner de Reyna en el Perú, Gomez Robledo en México, Pró en Argentina, Gandolfo y Finlayson en Chile que han estudiado en profundidad a Aristóteles y han escrito acerca de su pensamiento. Hoy Vigo está en la vanguardia con sus dos obras publicadas en los dos últimos años. Creo que Aristóteles, Una Introducción, desde luego servirá mucho a quienes quieran iniciarse seriamente en el pensamiento del maestro griego e inclusive a quienes puedan considerarse conocedores del mismo por la gran síntesis que este libro ofrece.

Hoy Alejandro Vigo está en la vanguardia de los estudios aristotélicos en nuestra América, con sus obras publicadas en los dos últimos años.

Alejandro Vigo

Aristóteles. Una Introducción.

Instituto de Estudios de la Sociedad, 2007, 275 páginas.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: